Tres meses “atrapado” en un reality: le pedía al público que lo echara pero votaban para que se quedara

(0 votes)

Vladislav Ivanov, un ruso de 27 años, no podía abandonar el show; en caso de hacerlo debía pagar una gran multa, por lo que le pidió a los fanáticos que lo expulsaran

Un joven ruso quedó “atrapado” dentro de un reality por tres meses, porque no conseguía ser expulsado, a pesar de pedirle insistentemente a los seguidores que lo “echaran” del programa. Se trata de Vladislav Ivanov, de 27 años y oriundo de la ciudad de Vladivostok.

Todo comenzó cuando Vladislav se unió a un programa chino de bandas de hombres (boy band) “por accidente”. Según informó The Straits Times, el joven habla mandarín con fluidez y se sumó como profesor de chino. Sin embargo, rápidamente fue invitado a inscribirse como concursante, cuando los productores notaron que tenía “buena apariencia”.

“Me preguntaron si me gustaría probar una nueva vida”, reveló Vladislav durante el programa. Pero no tardó mucho en arrepentirse de su decisión, dado que no podía irse sin violar el contrato. A partir de ese momento, comenzó a vivir una experiencia muy desagradable.

A pesar de instar a la audiencia a que lo rechazara y “lo hiciera perder”, el joven llegó a la final de Produce Camp 2021. Finalmente, el sábado pasado logró ser expulsado, luego de vivir “una pesadilla” durante tres meses.

El reality

Tras advertir su error y sin poder abandonar el programa, “Lelush” (el nombre artístico empleado por el joven) comenzó a mostrarse sin entusiasmo. Eso se manifestaba en cada uno de sus cantosrapeos bailes.

Para irse, le confesó al público que no quería estar entre los 11 ganadores, que están obligados por contrato a formar parte de una banda de jóvenes, al estilo Mambrú.

Vladislav Ivanov (en el centor) junto a sus compañeros de reality
Vladislav Ivanov (en el centor) junto a sus compañeros de realitystraitstimes.com

“No me ames, no tendrás resultados”, llegó a decir en un episodio, mientras le pedía a los fanáticos que votaran su expulsión. Sin embargo, los espectadores se encariñaron con él y mantuvieron dentro del reality durante casi tres meses.

Durante el programa, los concursantes fueron obligados a vivir en dormitorios en una isla tropical en la provincia china de Hainan. Además, la mayor parte del tiempo tenían los celulares confiscados.

El show comenzó a mediados de febrero pasado y, si algún concursante quería romper el contrato e irse en medio del reality, debía pagar una gran multa.

Imposibilitado legalmente a irse, Lelush se vio obligado a permanecer hasta el episodio final, el sábado pasado, cuando logró lo que venía deseando desde hacía meses: ser expulsado. El joven no logró obtener suficientes votos para unirse a la banda y, al retirarse del reality, indicó aliviado: “Finalmente salgo”.

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…