Lunes, 30 Agosto 2021 13:19

La música más inteligente será artificial

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Los analistas están convencidos de que los próximos saltos cualitativos en lo sonoro se producirán gracias al aprendizaje automático

La inteligencia artificial está en la base de buena parte de la nueva hornada de música electrónica. Gracias al aprendizaje automático (machine learning), estos sistemas pueden comprender sonidos, captar patrones, reproducir estilos, generar letras y, si procede, crear nuevas versiones de canciones que ya existen. Por supuesto, sin esfuerzo y en un tiempo récord. Esta fue, por ejemplo, la técnica pensada para la pieza principal de los Juegos Olímpicos de Tokio.

En este caso, la tecnología de Intel que se empleó tenía que servir para relacionar miles de canciones que, de un modo u otro, estuviesen vinculadas a los deportes, a la cultura japonesa y también a la naturaleza. A partir de este material, el programa informático tenía que barajar cientos de opciones... Pero la última palabra le correspondía al público. Por ello, los ciudadanos del país anfitrión de las olimpiadas podían decantarse por la composición que, en su opinión, mejor se adaptase a este encargo.

Lo cierto es que la inteligencia artificial y la música encajan cada vez mejor. Esta intersección entre industrias es tan sólida que proliferan las empresas especializadas en este tipo de tareas. Su cometido es desarrollar software sencillo y rápido, como JukeDeck, compañía que fue absorbida por los propietarios de TikTok. Un movimiento como este daba a entender lo prometedora que era su idea: interpretar automáticamente vídeos y ponerles música que estuviese en consonancia.

La vertiente lírica de las canciones es otro terreno en el que el recorrido de esta tecnología es considerablemente amplio y variado. Numerosos artistas están siguiendo el planteamiento de escritura automática de David Bowie en Hallo Spaceboy, un influyente sencillo de la década de los noventa. Otros autores, como Grimes, en la pista So Heavy I Fell Through The Earth-Art Mix, se están decantando por los sonidos de sintetizadores neuronales.

Los más audaces se están valiendo de la inteligencia artificial para grabar álbumes completos, como Taryn Southern, con I AM AI. El movimiento no se detiene, más bien lo contrario, es decir, se está acelerando. La progresión evidencia que esta actividad permanece ajena al frenazo que ha sufrido el sector por culpa de las restricciones impuestas en todo el mundo para contener el avance de la pandemia del coronavirus, unas medidas que han cosechado críticas por parte de la mayoría de profesionales.

Los analistas están convencidos de que los ordenadores son perfectamente capaces de componer piezas e incluso discos enteros que no puedan distinguirse de los producidos por las personas, sea cual sea su género o formato. Por no hablar de la posibilidad de lanzar propuestas inéditas e inimaginables hasta ahora, por estructura, ritmo, texturas... O de computadoras que ejerzan de pinchadiscos con mucha más pericia —y sensibilidad— que los DJs de carne y hueso.

Visto 50 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.