Miércoles, 01 Septiembre 2021 13:02

Cómo hizo Manchester United para convencer a Cristiano Ronaldo de regresar a Old Trafford

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Doce años después de dejar Old Trafford por primera vez, Cristiano Ronaldo está de vuelta en Manchester United tras haber acordado un sensacional regreso.

Se trata de un movimiento del que se ha hablado mucho desde que el portugués se fue a Real Madrid en 2009, pero en realidad nunca había estado cerca de concretarse. Hubo especulaciones en 2013 y nuevamente en 2018, pero finalmente, en 2021, United y Cristiano se preparan para un reencuentro espectacular.

En el lapso de 48 horas, y con menos de una semana por delante en la ventana de pases de verano, Cristiano le comunicó a Juventus su deseo de dejar el club, y parecía estar muy cerca de unirse a Pep Guardiola en Manchester City. Luego, una ráfaga de mensajes de texto y llamadas telefónicas llevaron a Cristiano a optar por su antiguo club en lugar de su rival más inmediato.

Después de seis años en United, entre 2003 y 2009 (292 apariciones, 118 goles, tres títulos de Premier League y un triunfo en la Champions League en 2008), Cristiano no ocultó su deseo de pasar a Real Madrid por £80 millones, un récord mundial en aquel entonces. Pero siguió siendo un favorito de los fans de United y fue celebrado como un héroe en sus visitas a Manchester con Real Madrid y Juventus. Hasta se negó a festejar cuando su gol para Real Madrid en Old Trafford ayudó a Real a eliminar a United de la Liga de Campeones 2013, el último partido europeo de Sir Alex Ferguson antes de su retiro.

Cristiano sigue llamando a Ferguson su "padre del fútbol" y ambos se han mantenido en contacto regular a lo largo de los años. Ferguson lo saludó cuando Portugal ganó la Eurocopa en 2016. Ferguson hizo su parte para que el ganador de cinco Balones de Oro firmara con United cuando decidió dejar Juventus este verano, justo cuando parecía que Cristiano podía hacer lo impensable y sumarse a Manchester City. Además, hacía tiempo que el vicepresidente ejecutivo Ed Woodward tenía la ambición de traerlo de vuelta.

Cómo lo hizo Manchester United

United no oculta el hecho de que no encaró la ventana de pases de verano con planes de fichar a Cristiano. ESPN informó en junio, antes del inicio de la Eurocopa, que los representantes de Cristiano (liderados por su agente Jorge Mendes) estaban midiendo el interés de algunos de los mejores clubes de Europa, entre ellos United, Manchester City, Real Madrid y Paris Saint-Germain, por si --y en ese momento, era un gran "si"-- Cristiano se iba de Juventus.

La respuesta de United en ese momento fue un cortés "no", en parte porque creían que decidiría completar el último año de su contrato en Turín, y en parte por la magnitud los números, sobre todo para un jugador que, a pesar de encontrarse en su mejor estado físico, cumplirá 37 años en febrero, pero también porque sus prioridades en el mercado eran otras.

Mendes recibió una respuesta similar de Paris Saint-Germain, Real Madrid y Manchester City. Luego llegó el anuncio de Harry Kane, el miércoles, de que no pasaría a City este verano, y, en cambio, permanecería en Tottenham al menos un año más. Sin perspectivas de fichar a su principal objetivo, City comenzó a buscar otras opciones y, en poco tiempo, Mendes volvió al teléfono.

La respuesta esta vez fue más positiva que en junio, y dado que Cristiano finalmente había tomado la decisión de dejar Juventus (de hecho, no se presentó a un entrenamiento la semana pasada), City empezó a explorar cómo concretar el acuerdo. Hubo reticencia a cumplir las exigencias financieras tanto de Juventus como de Cristiano: ganó €31m netos más bonos por año en Juventus, que también pidió alrededor de €28m por el pase para evitar una pérdida de capital en el acuerdo mediante el cual Cristiano había sido incorporado de Real Madrid en 2018. Y Pep Guardiola también tenía dudas sobre cómo encajaría dentro y fuera de la cancha.

Aun así, el jueves, City había acordado seguir hablando con Mendes, pero para entonces, las cosas ya estaban cambiando. A medida que las posibilidades de que Cristiano se uniera a City se hacían cada vez más reales y los fans de United comenzaban a expresar su indignación, sus excompañeros de United, Rio Ferdinand y Patrice Evra; su compañero de Portugal, Bruno Fernandes; y Ferguson se involucraron. Por su parte, Ferdinand y Ferguson simplemente le dijeron "no puedes firmar con City". Se hicieron llamadas telefónicas y se enviaron mensajes de WhatsApp a Cristiano (Evra luego publicó una parte de su conversación en Twitter) mientras Woodward comenzaba a hablar con Mendes.

El jueves por la noche, Mendes recibió una propuesta de United. El viernes por la mañana comenzaron las conversaciones con Juventus y United le aseguró al club italiano que estaba dispuesto a pagar, algo a lo que City se había resistido hasta ahora. Hubo conversaciones sobre la posibilidad de que jugadores se movieran en la dirección inversa, pero finalmente se acordó un pase de €15 millones, con otros €8 millones en complementos.

Cuando comenzó la conferencia de prensa semanal de Ole Gunnar Solskjaer a las 13:15, hora del Reino Unido, el viernes, el técnico de United ya estaba seguro de que Cristiano volvería. Cada pregunta sobre Cristiano fue rechazada por Solskjaer hasta que, justo al final, dijo intencionadamente: "El sabe lo que sentimos por él, y si va a cambiar, sabe que estamos aquí".

Destaparon la olla. Fuentes de City aseguran que se habían retirado mucho antes de que Guardiola comenzara su propia conferencia de prensa a las 13:30, hora del Reino Unido, pero la noticia oficial no se filtró hasta entrada la tarde. City sigue descontento con el rol de Mendes en la saga, y algunos creen que usó el interés del Etihad para forzar a United a actuar.

Fuentes cercanas a Cristiano reconocen que consideró pasar a City, pero una vez que United reveló su mano, se decidió, e incluso aceptó un pequeño recorte salarial para que pudiera concretarse.

Las fuentes también le dijeron a ESPN que la presentación a Cristiano, realizada en parte por su ex compañero y ahora director técnico Darren Fletcher, se centró en "completar asuntos pendientes en Old Trafford y escribir un nuevo capítulo en lugar de tratar de revivir el pasado". Y el viernes a las 16:50 del Reino Unido llegó el anuncio oficial para culminar unas extraordinarias 24 horas. (Bruno dijo en broma más tarde que era un "agente", una vez que la noticia se había hecho pública).

"Manchester United está encantado de confirmar que el club ha llegado a un acuerdo con Juventus para el pase de Cristiano Ronaldo, sujeto al acuerdo de las condiciones personales, médicas y de visado", decía. "Todos en el club esperan volver a darle la bienvenida a Cristiano en Manchester". El anuncio de United en Instagram es la publicación más gustada de la historia entre las publicaciones de los equipos de cualquier deporte.

Incluso cuando, al menos para los de afuera, City parecía destinado a fichar a Cristiano, la gente de Old Trafford sabía que el afecto profundamente arraigado del jugador por United les daría la oportunidad de persuadirlo a elegir el rojo en lugar del azul. Cristiano ha mantenido muchos contactos de su época en United, sobre todo Ferdinand y Evra, pero también ha mantenido relación con miembros del cuerpo técnico. Y un miembro del personal le contó a ESPN sobre un momento en Turín, luego de la victoria de United por 2-1 sobre Juventus en la Liga de Campeones en noviembre de 2018, cuando su permanente respeto por United se hizo evidente.

"Acabábamos de vencer a la Juve con dos goles sobre el final y José Mourinho, el entrenador en ese momento, salió a la cancha y comenzó a pinchar a los fans de Juventus poniéndole la oreja al ruido", dijo la fuente de United. "Muchos de los jugadores estaban enojados con [Mourinho] porque parecía estar adueñándose del triunfo de sus jugadores, y Cristiano también estaba furioso con él.

"Pasó caminando y dijo: '[Mourinho] no tiene la clase para dirigir a Manchester United'".

"Siempre supimos que a Cristiano le encantó su ciclo en Old Trafford, pero creo que lo que la gente de afuera del club no aprecia es lo mucho que le sigue importando, y lo que siempre le importó, lo que sucede aquí".

El factor Woodward

Desde que asumió como vicepresidente ejecutivo en 2013, tras el retiro del director ejecutivo David Gill, Woodward se propuso acercarse a los llamados "superagentes" del fútbol.

Gill, quizá influenciado por el profundo desdén de Ferguson por los representantes de los jugadores, siempre los había mantenido a distancia, tratando a muchos con sospecha y confiando sólo en aquellos a quienes había llegado a conocer y respetar durante una década en el trabajo. Woodward no tenía tales inhibiciones, y trabajó duro para cultivar relaciones con personas como Mino Raiola (asesor de Paul Pogba, Zlatan Ibrahimovic y Erling Haaland, entre otros) y Mendes, representante de Cristiano desde hace muchos años.

En una ocasión, mientras disfrutaba unos tragos con periodistas antes del partido de Champions de United ante Olympiakos en Atenas en febrero de 2014, sonó el teléfono de Woodward, y la pantalla mostró claramente el nombre de quién lo llamaba. En lugar de desviar la llamada rápidamente o de retirarse para hablar en privado, Woodward se aseguró de que todos supieran quién lo llamaba: "¡Ja! Es Jorge Mendes", dijo.

Y aunque muchas veces fue blanco de burlas por su empeño en acercarse a los agentes más poderosos, Woodward siguió considerándolo un elemento clave de su trabajo, y el esfuerzo ha rendido sus frutos con el fichaje de Cristiano -- y bien podía ser clave para la incorporación de Erling Haaland de Borussia Dortmund el próximo verano.

Fuentes le informaron a ESPN que Woodward y Mendes estuvieron en contacto por Cristiano durante todo el verano, y que el director de United estuvo informado por Mendes sobre las intenciones de Cristiano en cada paso del camino. A través de sus conversaciones iniciales en junio, United supo lo mucho que costaría una transacción, pero dichos intercambios no prosperaron porque Cristiano le pidió a Mendes que les informara a los clubes que se quedaría en Juventus.

Cuando Cristiano cambió de parecer este mes, Mendes le avisó a Woodward, pero United ya había seguido sus planes con el fichaje de Jadon Sancho de Borussia Dortmund, y un acuerdo por el defensor Raphael Varane de Real Madrid.

Fichar a Cristiano también iba a requerir encontrar fondos por fuera del presupuesto que tienen destinado a las trasferencias y Woodward iba a necesitar persuadir al copresidente, Joel Glazer, con respecto al aspecto financiero y deportivo de cerrar un acuerdo que, fuentes han dicho, costaría al menos £500,000 a la semana en salarios durante los próximos dos años. Fue en el momento que City surgió como un posible destino para Cristiano que Woodward pudo encontrar la llave para lograr abrir la bóveda de Glazer.

Fuentes le dijeron a ESPN que Guardiola y algunos miembros de la jerarquía de City no quedaron muy conformes con la manera en la que Mendes condujo las negociaciones, pero si el objetivo final de sumar a City en la movida era para lograr que United volviera a sentarse en la mesa de negociaciones, funcionó. Una vez que quedó claro que Crisitano iba a ir a City en vez de United a menos de que este último actuara con rapidez, los Glazers le dieron a Woodward luz verde para proseguir con el acuerdo.

"Hubiese sido inaceptable para cualquiera de nosotros que Crisitano vistiera un uniforme azul", dijo una fuente de United a ESPN. "Cuando cambió de idea [acerca de dejar Juventus] y resurgió el acuerdo, la única manera de lograrlo era si sumábamos el interés de City".

Cuando reemplazó a Gill en junio de 2013, Woodward tenía una lista de objetivos. Uno era volver a fichar a Pogba de Juventus; el otro era lograr que Cristiano regresara a Old Trafford. Pogba regresó en 2016 y Cristiano, 12 años después de marcharse con Real Madrid, también volverá a ponerse la camiseta roja.

"Es una pena que haya tardado tanto tiempo en regresar", una fuente de United le dijo a ESPN.

¿Por qué le permitieron marcharse de Juventus?

Juventus le dijo a Mendes en la primavera, incluso antes de tomar caminos separados con Andrea Pirlo, que estaban enfrentando grandes pérdidas y mientras que su deseo era que Crisitiano se quedara en su última temporada con el club, no iban a pararse en medio de su camino si quería marcharse. El club fue claro con respecto a su deseo de recuperar cerca de unos €28m para evitar una pérdida de capital en su movida de Real Madrid en 2018, para poder comenzar con su reconstrucción, pero lo que pedían era que todo se hiciera con rapidez.

No había interés en Cristiano alrededor de Europa, a pesar de los mejores esfuerzos de Mendes. Real Madrid no era una opción, United lo desairó, Paris Saint-Germain estaba enfocado en la extensión del contrato de Kylian Mbappé, City estaba detrás de Kane, Chelsea apuntaba a Erling Haaland y después a Romelu Lukaku. En ese escenario, Juve creía que los destinos preferidos de Crisitano eran Real Madrid, PSG y Chelsea, en ese orden, teniendo en cuenta su deseo de ganar otra Champions League.

Cuando se lo comenzó a vincular a Crisitano con Real Madrid a mediados de agosto, Juve habló con él y con Mendes, pero el delantero no dio indicios de querer marcharse. Mendes dijo que había interés de otros clubes, pero que iba a depender de otras movidas – en especial, lo que sucedía con Mbappé. Juve también chequeó con Massimiliano Allegri. Él dijo que iba a estar de acuerdo con lo que decidía el club, pero que si Cristiano se marchaba, iba a necesitar otro delantero. Además de eso, no se preocupó demasiado.

Con Cristiano en el equipo, Allegri enfrentaba un problema que sus predecesores, Maurizio Sarri y Andrea Pirlo, tuvieron dificultades para resolver: cómo hacer que encaje en el equipo. Ambos se dieron cuenta de que Cristiano no podía jugar solo en el frente (tiene las peores estadísticas de presión entre los delanteros de la Serie A), o de wing (porque no le gusta retrasarse) y su solución fue jugar con un 4-2-2 y sumarlo a otro delantero, un sistema que no le cayó bien al resto de los jugadores.

El jueves por la mañana, City parecía estar en la pole position. Mendes le dijo a Juventus que City había estado en contacto y que las cosas parecían prometedoras. Juventus no tuvo contacto con City en ese punto y mientras que informaron que estaban esperando una oferta formal, todo lo que recibieron de City fue una oferta verbal. Y luego, United avanzó.

El viernes por la mañana, Cristiano llegó a Continassa, las instalaciones de práctica de Juve, y pasó unos 40 minutos despidiéndose. El club le dio permiso para irse y lo liberó de los partidos del fin de semana, aunque todavía no estaban 100 por ciento seguros de que se terminaría marchando. Habían recibido información de que Guardiola no estaba del todo convencido de sumarlo y mientras que la noche anterior les habían dicho que United había aparecido en la escena, no lo tomaron muy seriamente.

En esa etapa, si el acuerdo de City se caía, pensaron que era mucho más probable que terminara en PSG, si ellos vendían a Mbappé, o que regresara a Torino. Al final, el atractivo de un regreso a United resultó ser demasiado fuerte.

¿Y cómo se ensamblará con el resto en Old Trafford?

Mientras que parecía inimaginable que Cristiano terminara con City, bien se podría decir que necesitaban más de su presencia en el Etihad que en Old Trafford. Guardiola quiere un delantero tras la partida de Sergio Agüero a Barcelona, mientras que las necesidades de United hacia el final de la ventana de pases parecía ser un mediocampista de contención y un refuerzo en la posición de lateral derecho.

De todas formas, en Cristiano, United ha sumado un goleador que ya pasados sus treinta sigue encontrando el fondo de la red. En 134 apariciones en dos años con Juventus, marcó 101 goles y registró 22 asistencias. Terminó como el principal anotador de la Serie A en las dos temporadas.

Cristiano llegó a United la primera vez más que nada como un extremo, pero se ha convertido en un delantero durante el transcurso de su carrera y así es como jugará bajo el mando de Solskjaer. Él "encaja con el estilo de juego veloz y de ataque que Ole implementa", le dijo una fuente a ESPN, pero es probable que el ritmo y la energía lleguen de la mano de los que estarán alrededor de Cristiano, como Marcus Rashford, Mason Greenwood, Jadon Sancho y Anthony Martial. Dan James, que abrió en el triunfo por 1-0 ante los Wolves el domingo, se podría marchar a préstamo, y Leeds United estaría interesado.

Con Juventus, Cristiano completaba un ataque de dos hombres, y es posible que juegue al lado de Cavani, Greenwood, Rashford o Martial en United, dependiendo de los rivales. Incluso si se suma otro atacante al equipo, Solskjaer insiste en que habrá suficientes partidos para que jueguen todos y, tal como están las cosas, no hay planes de deshacerse de Edinson Cavani, que competirá por el puesto de delantero central.

United además cree que Cristiano se adaptará bien tanto dentro como fuera de la cancha. La temporada pasada, Solskjaer sintió que la falta de experiencia en la Champions League significó que su equipo terminó siendo un poco inexpertos en los momentos clave contra Paris Saint-Germain en casa y de visitante contra RB Leipzig, cuando fueron eliminados. Cristiano y Raphael Varane – que ganaron la competencia cuatro veces durante su estadía juntos en Real Madrid – deberían rectificar eso.

Ha sido parte del plan de Solskjaer suplementar un núcleo de jugadores jóvenes con la experiencia de Cristiano, Varane, Cavani y el arquero, Tom Heaton, y se espera que la manera en la que Cristiano se maneja dentro de la cancha, entrena y cuida su cuerpo, ejerza influencia sobre jugadores como Greenwood y Sancho.

United fue una de las grandes fuerzas en Europa cuando Cristiano estaba en Old Trafford. Ahora ha regresado para ver si puede lograr que eso vuelva a suceder.

Visto 83 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.