Jueves, 26 Agosto 2021 13:30

Israel reinventa su relación con Biden tras el fin de la era de Netanyahu

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El primer ministro Bennett llega a la Casa Blanca con un plan alternativo al acuerdo nuclear con Irán

El ultranacionalista Naftali Bennett, primer ministro israelí desde hace poco más de dos meses, se somete este jueves en Estados Unidos al examen de aprobación del presidente Joe Biden tras las desavenencias acumuladas por su predecesor, el conservador Benjamín Netanyahu, en 12 años de mandatos consecutivos. Antes de partir desde Tel Aviv el martes, anticipó que va a presentar en la Casa Blanca un plan alternativo al acuerdo nuclear con Irán de implicaciones regionales y descartó que vaya a proponer la reanudación de las negociaciones de paz con los palestinos, suspendidas desde 2014.

 

Ante todo, Bennett peregrina por primera vez a Washington para obtener el espaldarazo estadounidense a su heterogéneo Gobierno de amplia coalición. Trae consigo una promesa de relaciones basadas en el pragmatismo y la neutralidad partidista frente al sesgo ideológico de Netanyahu, que acabó entregado a la causa republicana durante la Administración de Donald Trump. Para Biden, la presencia en la Sala Oval del líder de su más firme aliado en Oriente Próximo para reinventar el vínculo estratégico que los une puede representar también una buena noticia diplomática en medio del fiasco sufrido en Afganistán con la retirada de sus tropas.

“Hay una nueva Administración en Estados Unidos y hay un nuevo Gobierno en Israel. Acudo con un nuevo espíritu de cooperación”, declaró Bennett en la pista del aeropuerto Ben Gurion. “Voy a decirle al presidente Biden que este es el momento de detener la agresión regional de los iraníes y no de lanzarles una tabla de salvación con un acuerdo que ha quedado superado”, remachó antes de abordar el avión. El acuerdo nuclear con Irán, suscrito en 2015 por el demócrata Barack Obama, quedó en suspenso tres años después por decisión de Trump, alineado de lleno con los intereses de Israel. Con la llegada de Biden a la Casa Blanca, EE UU ha dado pasos para reactivarlo, aunque las conversaciones se hallan estancadas tras la elección del ultraconservador Ebrahim Raisí como presidente iraní.

Bennett anunció que tiene un plan para detener el programa nuclear iraní, que parece haber alcanzado ya un nivel de enriquecimiento de uranio del 60%. Aseguró que va a presentarlo en la Casa Blanca, con el fin de impedir la creciente influencia de Teherán en la región mediante el despliegue de milicias chiíes en Siria, Líbano o Yemen. Pero no quiso dar más detalles antes de partir. El primer ministro ha sido algo más concreto en una entrevista concedida a The New York Times en la que ha defendido la “formación de una coalición con países árabes moderados para bloquear la expansión y las ansias de dominación” de Irán. Para ello Israel se ofrece a liderar un embrión de OTAN en Oriente Próximo como “garante de estabilidad, con voluntad de cumplir su misión de mantener esta zona más segura”, apostilló.

Para los analistas de seguridad, la retirada de EE UU de Afganistán y su prevista salida de Irak ofrecen a Israel la oportunidad de hacerse valer como única potencia regional militar fiable para Washington. “Estamos ante una encrucijada estratégica”, apunta el columnista Ben-Dror Yemini en Yedioth Ahronoth. Los históricos tratados de paz con Egipto y Jordania, los recientes acuerdos de normalización de relaciones con Emiratos Árabes Unidos y Baréin, y el acercamiento a Arabia Saudí reafirman la posición de aliado privilegiado con la que Bennett acude a la Casa Blanca.

Visto 111 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.